¿HAY NIVELES EN LA FORMACIÓN DE GONG?


acompañamiento paliativos akaal.es, akaal  kundalini yoga gong paramratan, ARTÍCULOS PARA MOSTRAR, formaciongongakaal.es, terapia de sonido akaal.es-paramratan,

NO EXISTEN DIFERENTES  NIVELES DENTRO DEL APRENDIZAJE DEL GONG. Se puede aprender a tocar el Gong en un curso, vivir en la denominada conciencia Gong, que  no es otra que vivir en  conciencia, es otra historia y lleva más tiempo.

Seguimos empeñados en  trazar  la separación y considerarnos mejor que el otro. Existen  distintas formaciones de Gong impartidas por diferentes  personas y se puede aprender a tocar el gong en un curso, aunque como en todo, luego ya dependerá del tiempo que dediques a practicar y a profundizar en ello…lo que hará que perfecciones “el toque”. Pero esto no deja de ser algo que  se refiere a la parte intelectual, ….y como siempre, lo que realmente te va a cualificar es algo que va más allá de la técnica , tiene que ver con tu Ser y con la conciencia con la que vives …NO existen diferentes títulos dentro del aprendizaje del Gong, en el sentido de que exista un título de primera u otro de segunda categoría, ni existen tampoco diferentes niveles formativos  que acrediten una mayor cualificación conforme voy adquiriéndolo. No hay nivel 1, ni 2 ,ni 3 ni  4…que acrediten que estoy más cualificado y  sé tocar mejor el gong que otro. Y, sin embargo, no dejo de ver publicidad en la red en la que aparecen estas identificaciones  y distinciones.Otra cosa es que existas diversos cursos que orienten el uso del Gong hacia diferentes ámbitos.

Ya incluso el hecho de querer atribuirnos  el rango de  Gong Master me lleva a entender que no nos hemos enterado de qué va esto.
Obviamente es sólo mi opinión, y por lo tanto mi verdad que no tiene por qué coincidir con la del otro, pero no dejo de sorprenderme . Creo  que el único poseedor del título de  Gong Master debería serlo el Universo, y en todo caso llamados a llevarlo todo al campo terrenal, aquéllos a los que por su inigualable experiencia  de tantos años en la práctica , estudio , dedicación y amor al Gong merecería reconocerles una distinción, vamos tres personas Pero fuera de ahí , me parece más de lo mismo y  todo esto me lleva a la conclusión de siempre: creo que seguimos inmersos en los postulados de una  sociedad a la que no dejamos de criticar desde este otro  “mundo  espiritual” en el que nos sentimos diferentes.

En el fondo, lo que estamos haciendo es reproducir el modelo materialista que nos ha acompañado siempre de vincular nuestra sabiduría al número y tipo de titulaciones que tenemos, y esto lo trasladamos a este ámbito en el que supuestamente tendríamos que estar por encima de todo esto, hasta el punto de llegar a inventarnos títulos o niveles que no existen. No voy a negar que en más de una ocasión me sorprenda que alguien pueda decir que tiene un master cuando lo que ha realizado es un curso de no sé cuántas horas, y mi excusa sería que como adicta a las titulaciones sé lo que cuesta sacarse un master universitario y me puede rechinar que  alguien se reconozca esa cualificación cuando realmente ha despachado la certificación en unos cuantos meses o a veces ni eso; pero, incluso en estos casos luego desde la serenidad vuelvo a darme cuenta de lo absurdo que es todo esto, y que nuevamente me sitúa en el mismo punto de partida: la necesidad que tenemos de establecer la separación.

Me enseñaron en el curso de formación que existe una conciencia Gong y en realidad lo que creo que nos estaba previniendo es sobre el efecto que el tocar el gong puede producir en el ego de quien lo toca. En esencia, entiendo que no es una conciencia distinta de la que tiene que inspirar en cualquiera otro ámbito . Lo  que nos va a cualificar en todo lo que hagamos es la coherencia, honestidad ,integridad  y autenticidad con la que vivimos .

Vuelvo a lo mismo , cada vez siento que vivimos un autoengaño bastante importante dentro de esta película que nos hemos montado de la espiritualidad, desvirtuando el concepto real.   Porque realmente teorizamos sobre lo que es ser espiritual una y otra vez, pero luego es tan sencillo como observar hasta que punto yo vivo en mi vida diaria conforme a lo que predico.. para  acabar incrementando la lista con todo aquello que me separa de ser un ser espiritual, por mucho que me deje crecer el pelo, me cuelgue un mala en el cuello y me dedique a dar clases de yoga.

Supongo, que siempre queda el querer dedicar tiempo a la observación, la reflexión y el seguir siendo capaces de ver por donde hacemos aguas y la voluntad de querer continuar en un proceso de constante transformación y evolución.



2017 AKAAL - PARAM RATAN KAUR Akaal